• Algo que pasó por ahí…

    - Marico, se van a coger a fulanita en la casa sola.

    Fue lo único que se oyó en el salón para que una manada de azulejos se fuese en estampida del liceo.

     Ella era del tipo brincona / pela-diente, de las que siempre vivía sentándose en las piernas y dándole “piquitos” a casi todos los chamos del liceo (“latas” a los camisa beige). 

    Muchas (por no decir que todas) de sus compañeras de clases la detestaban.  Demasiada “perra” para su gusto.

    Tanto era su “fama” que muchos chamos iban a Saigón (el barrio donde vivía) para zamurearla y su madre salía con palos de escoba, agua caliente, piedras entre otras vainas para correrlos.

    En fin, la chama (que estaba bien chévere) se había escapado con un par de “chicos lindos” del salón a comprar un refresco en la bodega de la otra cuadra (la cantina no funcionaba).  Salieron tranquilos, risas y mas risas de parte de ella.

    “La Casa Sola” era una casa que estaban reconstruyendo desde que el tiempo era tiempo, no tenía cuidador y era fácil de acceder a ella. Adentro, sacos de cemento, pego, bloques, cartones, periódicos y demás hierbas, hacían que la estadía ahí no fuese tranquila. Tanto para los que iban a hacer cebo, como a los que iban a fumar y beber.

    En la casa la chama se besa con los chamos y estos les meten mano… llega un momento en que le bajan el short y las pantaletas que traía debajo de la falda y la acuestan en una ruma de sacos de cemento y comienzan a cogerla. La chama, dejó de reír para empezar a respirar profundo y a gemir… 

    No pasó mucho tiempo cuando habían llegado otros 4 chamos y al rato 5 más… casi que medio salón había llegado a hacer cola. Risas mentepollas, comentarios pajuos, era lo único que se oía en ese cuarto aparte de los gemidos de la chama.

    Los dos chamos con los que ella había llegado, acabaron y le siguieron los otros “pitufos” que llegaron luego… uno que otro se estrenó ese día, uno que otro no duró ni 5 segundos. 

    Ya con el quinto chamo que se le “montó”, se podía decir que se estaba batiendo chicha y duro, porque en esos días (inicio de los 90s) nadie usaba condón. De hecho, el solo nombre prácticamente era desconocido.

    La chama, no se paraba, no cambiaba de posición, sólo estaba ahí acostada con las piernas separadas,  con la camisa desabotonada, una teta asomada… Su respiración se hacía cada vez más fuerte. De hecho, hiperventilaba y nadie lo sabía.  De repente la chama volteó los ojos y se desmayó. Todos alrededor se cagaron y muchos (casi todos) salieron corriendo de ahí. 

    De los pocos que se quedaron, uno trató de hacerla reaccionar, cosa que consiguió pasado un buen rato.  Luego, aún medio fría, tambaleándose, la llevan de regreso al liceo de donde llaman a Atención Inmediata (paramédicos). 

    Luego del susto, vino el escándalo, el soberano peo, las llamadas a los respectivos representantes, las bofetadas, los insultos (madres angustiadas).

    No hubo expulsiones ni suspensiones, sólo sermones durante una buena temporada. 

    La mamá de la chama decidió sacar a su hija de ahí y de la zona, porque en menos de dos meses, se habían mudado… perdiéndose ella en la memoria de mucha gente. 

    Aug
    16
    2011
  1. davidgahan reblogged this from cuentosdeyuca
  2. cuentosdeyuca reblogged this from tiemposdeyuca and added:
    - Marico, se van a coger a fulanita en la casa sola. Fue lo único que se oyó en el salón para que una manada de azulejos...
  3. mrpuigpuig reblogged this from 31ghost
  4. 31ghost reblogged this from tiemposdeyuca
  5. sancochambre said: nawebona’ o.o!
  6. tiemposdeyuca posted this

Powered by Tumblr | Crystalline designed by Sonny T.

Amor en Tiempos de Yuca

Vivencias, Noticias, Imágenes y las habladeras de Pajas de:
El Yucas

qrcode
También estoy en:

My Die-cast Garage
Cuentos de Yuca
Algunas Páginas
Radio Yucas
PaseArte en Poesía
Los Rostros
Par de Tres (colaborador)
La Otra Radio
Musical-MoodSwings (colaborador)
El Jardín del Sátiro (+18)(NSFW)
Aquí no hay boobies (+18)(NSFW)



free counters



hotwheels

moz

indie

ska




EXTRAS